Rubillón de Avión

Haga "clic" sobre las fotos para ampliarlas

       

El horno de cocer el pan de maiz


Forma parte de las dependencias adjuntas de la vivienda en Rubillón, dentro del espacio de la lareira en la casa del abuelo Cendón en Os Lameiros, de principios del siglo XX o bien situada fuera en "A Palleira", detrás del corral de una vivienda de 1942, en el Valdecouto de Pura y Avelino Iglesias. Naturalmente todos los vecinos de Rubillón disponian de horno propio en la lareira, para cocer el pan de maiz, porque su uso era muy frecuente.

 

Horno decorativo. antes en A Palleira

Horno y Hórreo. Valdecouto

Horno y Asador

Horno y Asador 1

       
Forma y constitución del Horno. En general, el horno tiene forma de bota de media naranja, llamada capilla, con una boca para encenderlo, calentarlo y "enfornar". Por encima de la boca lleva una piedra saliente inclinada, llamada "chapile", para detener las pequeñas chispas que salen del fuego. Frente a la boca sale una losa, lareira. con un agujero en el centro por el que cuelga una "fornalleira" o borralleira,para la cenizo, que sale de la caja de piedra y que queda por debajo del horno. El horno se recubre exteriormente con piedras y barro y la parte superior se llama capoeira. Los hornos de Rubillón, están construidos con piedra de granito, porque son los mejores de calentar.
 

Horno 1

Horno 2

Horno y calentador

Horno con su tapa

       

El piso del horno, lareira, se hace con losas de piedra bien labrada con dovelas en cúpula o falsa cúpula y en el interior esta formado por una serie de piedras, llamadas alzas, que forma una especie de tambor sobre el que asienta la bota.


La boca es de forma rectangular. Lleva una puerta de losa, excepcionalmente de hierro, que se asienta contra la boca. A fornallerira va abierta, llevando en la parte baja una piedra atravesada, para que la ceniza no se disperse fuera.. Hay hornos que carecen de fornalleira, ya que desempeña esta misma función la lareira de la cocina.


En Rubillón no existían hornos comunales, para ser usado por todos los vecinos, por rotación. Durante la preparación y coción, casi de forma permanente, solía ser un lugar de reunión y de cuentos campesinos, tal como lo expresan estos versos: "Quen queira sabel-as cousas, vaia a forxa do ferreiro, da a volta por lo forno, veña po lo fiadeiro".

 

 

Horno antiguo en la lareira

 

Peneira

 

Horno: Útiles

Maseira

       

Hacer el pan de máiz 


Dentro de las tareas familiares agropeucarias estaba cocer el pan de máiz, el alimento básico de alimentación y sobre todo en hidratos de carbono, desde que se incorporó el maiz en los pueblos de Galicia, hasta mediados del siglo pasado. Su abundancia o escasez marcaba las épocas de prosperidad o de penuria. En la aldea de Rubillón solo se comia un poco de pan de trigo en las grandes fiestas y el de centeno en las ferias mensuales de Doade. Todos los padres de familia tenían experiencia en la confección del pan de máiz, en el horno de casa, que solía ser una dependencia aneja o dentro de la vivienda, que se utilizaba para la cocción del pan de maiz, al menos dos veces al mes.


En cualquier casa, la preparación y cocción del pan de maiz en el antiguo horno casero, requería tener cierta experiencia y seguir algunos pasos para que su masa y su cocido fuese el adecuado.


  • La harina de maiz peneirada, es decir, sin "farelos", se mezcla con agua hervida, sal y un poco de centeno, para ayudar a la fermentación. El centeno en Rubillón se cultivaba un poco en las "estivadas" de los montes cercanos. Todos estos ingredientes se "amasaban" con las manos. Una vez ligada la masa, se le añade un poco de levadura natural (fermento), que se habrá guardado de la cocción anterior. Esta mezcla se deposita en la artesa.

  • La masa se clocaba en un lugar caliente, cerca de la lareira o del horno, y se cubrirá con un sábana. Se dejaba fermentar (levadura), este tiempo de "lévedo", que se notaba porque se agrietaba o "regañaba" o porque adquiría un tacto especial.

  • Mientras tanto se calentaba el horno con tojos bravos o carqueixas y leña de roble, para la cocción, hasta alcanzar la temperatura adecuada para las características y tamaño del horno. Una vez caliente se barren las brasas para colocar el pan.

  • Antes de introducirlo en el horno, se vuelve a amasar de nuevo añadiéndole harina, si la masa está blanda, golpeándola .

  • En la misma "maseira" o sobre una mesa, se moldea la masa dándole la forma de bollo definitiva y dejando reposar las piezas algún tiempo más para que despierten antes de ir al horno. Tambien antes de meter las piezas en el horno se les practica algun tipo de corte en la superficie, con frecuencia en forma de cruz. A veces la cruz se ejecuta en el aire, antes de cerrar el horno repleto de panes, al mismo tiempo que se recita: "Medre o pan no forno, e a gracia de Dios no mundo todo. en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén ..."

  • Con la pala de mete en el hormo bien caliente, horno que suele tener capacidad para tres o cuatro panes.

  • La puerta de entrada del horno se sella con excrementos de vaca o "bosta", como cierre habitual.

  • El bollo de pan se tenía dentro del horno unas tres horas hasta que estuviese bien cocido, que se notaba por el aspecto que daba el color y la sequedad de la bosta, que se utilizó para lacrar la puesta de entrada del horno.

El fermento, que se usaba para hacer el pan, se iba a buscar a casa de los vecinos y si la cantidad era insuficiente, se renovaba el fermento, haciéndolo con harina, agua y vinagre.

       

 

Maseira 1

 

 

Horno, pala, pan

 

Pan de maiz de Rubillón

Pan de Soutelo

       

Bica. Además de hacer el pan de máiz o borona, tal como se acaba de referir, se hacía la bica arma y la bica léveda, que se cocía sobre la piedra de la lareira.


La bica arma,  es una bolla aplanada de unos 25 cms. de diámetro, hecha de harina d máiz y sal, con una mínima cantidad de fermento y se colocaba al calor del fuego de la lareira.


La bica léveda, se elaboraba de forma parecida al pan común. Era una bolla ligeramente convexa y base aplanda, de unos 40 cm. de diámetro. Se colocaba sobre la piedra de la lareira, se cubría con hojas de higuera, con borralla incandescente encima, o con brasas incandescentes. A las dos hora ya estaba cocida.

     

Horno: Distintos panes

Panadera de feria

Horno y calentador