Rubillón de Avión

Haga "clic" sobre las fotos para ampliarlas

 
MONTES COMUNALES DE RUBILLÓN
 

Rubillón está rodeado de terrenos de cultivo, prados y montes. Los montes comunales abarcan el oeste con las faldas del monte del Suido que le limita con el Aymto. de A Lama, provincia de Pontevedra y por la parte norte los montes de Chao da Veiga, al lado del rio Doade, de propiedad particular. Entre ambos montes y las robledas abundantes están las veigas o leiras de labranza. Generalmente las leiras se corresponden con los montes de propiedad privada, con tojos, carqueixas, carrascos, como también robles y pinos, cerrados en "chousas" los particulares y abiertos los comunales y las "veigas" o "eidos" con las fincas de labranza.


Según la historia los montes de Rubillón tengan un origen foral y los foreros dueños del dominio útil, en el transcurso del tiempo dividieron el terreno aforado de labradío y el monte de especial aprovechamiento entre sus herederos, dejando de dividir los montes mas distantes de peor calidad o incultos, usado para el pastoreo y otros servicios. Estos montes comunales se corresponden con el monte del Suido, tal como se reflejan en las fotografías adjuntas.

 

 

Carretera a Valiño y Taboazas

Suido: Plano 1

Suido: Plano 2

moSuido: Plano 3

 

Suido. División provincial

 

 

Cruz. Límite monte Taboazas

 

Peñasco limite con Taboazas

Puzo da Veiga 1

       
El Patoreo. El tojo, es un producto muy abundante en nuestros montes comunales o privados. En Rubillón se usaba para "estrar" las cuadras donde vivia el ganado y con sus residuos se iba preparando para el estiércol durante todo el año, tan necesario para el maiz, patatas y la huerta. Se escogía tojo manso o molar con cierta humedad en la base. Se cortaba con la hoz de tojo o "fouciño" o con la poda y se van haciendo "gavelas" de tres "rozos". A continuación se cargaba el carro de vacas con los estadullos o fumeiros grandes, con una persona encima del carro que las iba colocando, mientras otra les entregaba, hasta un total de 5 docenas de gavillas.
 

Puzo da Veiga 2

Puzo da Veiga 3

Puzo da Veiga 4

 

Puzo da Veiga 5

 

Puzo da Veiga: Ana, Marta

Puzo da Veiga: Marta

Puzo da Veiga: Pablo

Suido: Cabeciña: Jaime, Ana, Pablo

 

Hacer un carro era un arte, para poder evitar que la masa de tojo se torciese y evitase su viraje, secretos que el labrego bien conocía. Los estudullos dan estabilidad ayudados de unas largas y fuertes cuerdas o "adival" y con el yugo de dos vacas se trasportaba desde el monte foral-comunal del Suido (Valocas, Cabeciña, A Veiga, etc.) y de montes particulares cercanos (Valiño, O Cobo, Fachicado, Tras dos alambres, O Coto, Areado, Pedrreita, Esporriñeiro y de tantas otras "cerradas") hasta el domicilio o pajar, donde se descargaba y se acumulaba en una "rima" para "estrar" las cuadras, cuando fuese necesario. El carro cuando estaba muy cargado producía un canto sereno, musical y relajante, como un canto de amor que dió lugar a una canción popular, que deleita a cualquier oido:


"Se queres que o carro cante, Móllalle o eixo no río, Despois do eixo mollado , Canta como un asubío".


De los montes, aparte del tojo se cosechaban carqueixas, carros y a veces "os fentos" o helechos.


Dentro de las tareas agropecuarias habituales, como ir a buscar el agua a la "fonte do Toxo", arreglar caminos, segar la hierba, ir al tojo, matar el cerdo, etc, pero quizás una de las frecuentes de Rubillón era ir con el ganado al monte.

 

Monte Suido: Vista panorámica

 

Monte Suido: Vista parcial

 
       

Tojo de verdad

Monte: Carqueixas, Carrascos

Monte: Carqueixas

Monte. Carrascos

       

Cada vecino tenía de tres a nueve vacas, de 5 a 10 ovejas y cabras y la mayoría un caballo, que necesitaba alimentarse, pero a lo largo del año había que diversificar:


De septiembre a febrero, las vacas iban a comer a los prados. De marzo a abril, antes e labrar se alimentaba con "ferrá" verde y durante todo el año iban a los "montes de dentro", carcanos o particulares, como la antes citados, salvo durante el verano que todos las vacas se llebaban al monte Suido ( a Veiga, Labego, Campo da melra, Monte do Cura, etc).


Personalmente empecé a llevar las vacas al Suido a partir de mis 8-9 años, a llevar 3 vacas de mi casa del Valdecouto y 5 de la casa del abuelo Cendón desde los Lameiros, que me obligaba a levantar a las seis y media de la mañana, recorriendo como unos tres kms. hasta llegar al destino, de tal manera que a medio camino del regreso, todavía empezaba a salir el sol. A las 12 de la mañana, la vacas motivadas por el calor y las moscas, regresaban a las cuadras en su domicilio. Así hasta los 11 años que me trasladan a vivir a Presqueiras para asistir a una escuela privada de Dn. Ricardo. Durante mis vacaciones de bachillerto, cuando tenía 15, 16, y mas años, repetiría las escenas, pero siempre mantengo un entrañable recuerdo de la época.


El caballo generalmente se elimentaba en el monte y de hierba seca en la cuadra. pero no planteaba problemas de alimentación, aunque aceptaba con agrado la hierba seca en la cuadra y mucho mejor el grano de maíz a "cebada". Para mi fué un gran medio de transporte y me sentía un gran jinete a los 10 años.

     

Suido: Camiño de los chozos

Monte: Chozos

Chozos

Monte: El mismo tojo

 

Monte: Carro de tojo

Suido: Corta incndios 1

Suido: Corta incendios 2

Suido: Corta incendios 3

       

Las ovejas y cabras se nutrían en el monte del Suido y se organizaban de otra manera. A las 8.30 horas de la mañana y tras una llamada en alta voz de "vota-lo o gando", que se oía en todo el pueblo, se reunían todas las cabezas de ganado lanar en "O Campo". Se trataba de un "gandeiro", de un vecino que por rotación se ocupaba de llevar el ganado al monte del Suido, regresando al atardecer. Los dueños lo esperaban, para llevar cada grupo a sus respectivos establos.


Con la emigración y los nuevos horizontes económicos, todas estas actividades han desaparecido. En los tiempos que corren, vamos al monte del Suido para controlar la traida de aguas y sobre todo para disfrutar de su belleza, de sus amplios horizontes y de los grandes recuerdos que conservamos los que vivimos aquella época.

 

 

Suido "O Puzo"

Monte: Un Amaro caminando

Monte: Suido "O Pozo"

Monte: Nuestro pinares

 
MONTES PRIVADOS DE RUBILLÓN
 
Los montes comunales se corresponden con el monte del Suido, tal como se reflejan en las fotografías adjuntas. Es importante reseñar que Rubillón tambien dispone de grandes extensiones de montes de cerca o privados, unos colindantes con el monte del Suido y otros en el Chao da Veiga con el río Doade, tan necesarios para la recolección del tojo pero sobre todo para la alimentación de las vacas y caballos. Entre los nombres de estos montes recordamos: A Mina de Valiño, O Fachicado, O Cobo, Tras dos Alambres, A Veiga dos Viles, A Cerrada do Coto, Porto Castaño, Lobada do Muiño Novo, Fonte do Espiñeiro, Espurriñeiro y la mayor parte del "Chao da Veiga", entre otros.
 
     

Monte 1

Monte: Otra vista del Suido

Monte 2

Monte 3

 
     
 

Monte 4

Monte 5